Consultorías: las nuevas competidoras del marketing

Tiempo de lectura: 4 minutos
Más que en un chispazo creativo, estos nuevos jugadores en el mundo del marketing buscan obtener buenos resultados con base en objetividad, análisis y rigor métrico.
Consultorías competidoras en el marketing

Recientemente, las consultorías le han ido ganando terreno a las agencias de marketing, ofreciendo servicios especializados en Comunicación y atrayendo a algunos de los talentos más grandes de la industria. La manera de trabajar con las marcas está cambiando, lo cual nos obliga a cuestionarnos si el futuro de las agencias, como hoy las conocemos, está en riesgo.

El primer cambio relevante que la industria del marketing tuvo que enfrentar fue la masificación de internet. Con la popularización de las redes sociales, las marcas empezaron a diversificar su inversión en publicidad, repartiendo su presupuesto entre medios tradicionales, como la televisión, los periódicos y las revistas, y nuevas plataformas, como newsletters, Facebook, Twitter y YouTube.

A ese reto no lograron sobrevivir algunas agencias que, con mucha experiencia pero poca capacidad de adaptación, fueron tomadas con la guardia baja por esta revolución digital. Y así empezaron a proliferar las agencias nativas digitales, ofreciendo nuevos servicios que sus competidores más “tradicionales” no eran capaces de dar.

UNA NUEVA “REVOLUCIÓN”

Ahora, el reto para las agencias de publicidad parece ser más grande, ya que un nuevo competidor ha llegado al juego. Las consultorías ofrecen ahora también servicios creativos, pero además aportan teoría, tecnología y, muy importante, rigor métrico y analítico.

El proceso inició hace tiempo, cuando grandes consultoras de renombre global, como Deloitte y Accenture, empezaron a adquirir agencias de marketing. Mientras que, en un intento por sobrevivir y conscientes de que ya no es suficiente con lograr campañas premiadas, las agencias han buscado desarrollar sus servicios de asesoría y consultoría.

Y es que las ventajas que las marcas han encontrado en las consultoras son, sin duda, abrumadoras, ya que sus campañas no parten ni se sostienen exclusivamente de un chispazo creativo —ni de sentimientos y presentimientos—, sino que parten de un exhaustivo análisis a partir de números y, a través de una forma atractiva, llegan a un público mucho más específico e interesado en los productos que se venden.

Pero, además, por si no fuera suficiente, las consultorías también ofrecen a sus clientes objetividad, rapidez y eficacia, así como un nivel de especialización que puede ser muy útil para poner foco en temas muy precisos. La diferencia es tal, que incluso podría llegar a considerarse que las agencias venden posibilidades, mientras que las firmas consultoras ofrecen resultados.

¿QUÉ NOS DEPARA EL FUTURO?

Si bien esta pregunta es imposible de responder, sí hay algunas lecciones que pueden ser muy útiles para seguir creciendo y mejorando con el paso del tiempo. En el mundo del marketing, como en otras industrias, resulta fundamental adaptarse a los cambios cada vez más disruptivos que la tecnología plantea continuamente.

Con cada vez más fuentes de data —según un documento titulado “State of Marketing”, de Salesforce, en 2018 un negocio promedio recurría a 15 fuentes para hacer funcionar su programa de marketing y esa cifra podría crecer hasta 45 para 2025—, el papel de los consultores ganará mayor relevancia para interpretar y aprovechar esa información, siempre, claro está, con los ojos puestos en el cliente y sus necesidades e intereses. Además, el futuro del marketing parece estar encaminado hacia el desarrollo de campañas personalizadas, que solamente pueden surgir de la compilación y el análisis de todos los datos que sea posible recabar.

El reto para crear una estrategia de marketing talentosa que obtenga buenos resultados es y será conjuntar talento y capacidad en varias áreas, estableciendo como base de crecimiento a los desarrollos tecnológicos.

Así pues, solo aquellos que sean capaces de adaptarse al vertiginoso ritmo de los avances tecnológicos, y al mismo tiempo mezclar en partes iguales creatividad con el análisis de datos, se ganarán la confianza y la atención de las marcas y los clientes.

Referencias:

Rewire
eConsultancy

 

Leer

El futuro de la publicidad ¿hacia dónde vamos? Parte I
Leer: El futuro de la publicidad ¿hacia dónde vamos? Parte II

Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Suscríbete a nuestro newsletter semanal